La publicidad, escuela de vida

Categories: Extractos I&M

Autor:

Fernando MontañésDoctor y profesor de publicidad (UAM y Nebrija), y autor de ‘Lo que aprendemos con la publicidad’

En 1953, el Instituto de Investigación de Mercados comenzó a divulgar las ventajas y posibilidades de conocer a los consumidores a través de un boletín donde publicaba y explicaba encuestas y estudios con distintas técnicas de investigación. Algunos ejemplos: “¿Está sin explotar el mercado español de rasuradoras eléctricas?”; “El hecho de que aumente el número de personas que se afeitan en casa brinda posibilidades a una industria nacional que fabrique estas maquinillas”. También se investigaba “la demanda de cubitos de caldo”, y si “¿se impondrá en España el sistema de vestir ropa de confección?”. Además, se analizaba la audiencia de la radio, el medio rey en esos tiempos.

publicidad

“Cuando nació mi padre, la vida era como había sido los seiscientos años anteriores, y sin embargo, cuando murió el mundo era irreconocible para él”. La frase de ‘Tierra de Campos’, de David Trueba, resume el cambio radical experimentado por la sociedad española desde mediados del siglo XX, aquellos años en los que comenzaba el consumo, la publicidad, el marketing y la investigación de mercados como los conocemos actualmente. Y es indudable la influencia que ha tenido y tiene la publicidad en estos cambios experimentados por toda la sociedad, como una escuela abierta, universal, con la que hemos aprendido, naturalmente, y sin darnos cuenta, las utilidades de nuevos productos y servicios, y asumido nuevos hábitos y costumbres, ideas, expresiones, formas y estilos de vida.

El libro ‘Lo que aprendemos con la publicidad’ nace como proyecto de la plataforma Publicidad Sí!, en la que participan numerosas asociaciones y entidades del sector publicitario, con el objetivo común de transmitir a la sociedad española la aportación de la publicidad, que va mucho más allá de la venta y promoción de productos y servicios, y de crear y dar valor a las marcas. Con la publicidad, los españoles adquirimos y mejoramos los hábitos saludables, desde la higiene más básica (usar jabón, dentífrico o desodorante), a los beneficios de hacer ejercicio, pasando por la prevención de los accidentes de tráfico y de numerosas enfermedades.

Muchos anuncios han contribuido a la igualdad de la mujer, a normalizar los nuevos tipos de familia y estilos de vida más allá de los tradicionales, a respetar las diferencias y la diversidad social, a concienciar sobre el medio ambiente. La publicidad ha favorecido una sociedad más libre, abierta y participativa, difunde y enseña cultura, ha enseñado nuevas tecnologías, y aumentado la solidaridad y la concienciación social. Y, sobre todo, la publicidad ha sido y es un factor clave en la modernización de la sociedad, impulsando, amplificando y extendiendo cambios que seguramente se habrían producido, pero de forma mucho más lenta y paulatina.

En resumen, ‘Lo que aprendemos con la publicidad’ intenta que se piense un poco en los efectos positivos de la publicidad en la sociedad, que van mucho más allá de lo que consiguen las buenas campañas para los anunciantes.

Artículo publicado en la Revista Investigación y Marketing. Nº 137 –diciembre 2017.

Deja un comentario