Redes

Artículos, novedades y mucho más

Redes

El prosumidor: el nuevo consumidor


Autora: Pilar Cortés

Actualmente vivimos en una sociedad en la que se suceden constantes y rápidos cambios a todos los niveles: social, económico, cultural y tecnológico. Podríamos decir que estamos inmersos en la “aldea global” imaginada por McLuhan. (McLuhan 1996 p. 338).

La tecnología, de la mano de Internet, es uno de los campos que ha tenido una mayor transformación, dando lugar a un nuevo fenómeno social: la hiperconexión. La tecnología, ahora, ya no es una herramienta más sino que se ha convertido en “la extensión del ser humano.”  De este modo, ésta, en palabras de Postman es la sociedad de la ubicuidad.” En ella, cualquier persona puede disfrutar, en cualquier momento y en cualquier lugar de una amplia gama de servicios de información a través de diversos dispositivos y redes de banda ancha”.

En este contexto de hiperconexión dentro de la “aldea global” y al amparo de Internet, nace el nuevo consumidor: el prosumidor.

¿Quién es el nuevo consumidor?

Esta figura no es del todo nueva en el marketing, ya que fue acuñada por los futuristas McLuhan y Nevitt en 1972 con la llegada de la tecnología electrónica. En este nuevo contexto, los dos autores, comprendieron que el consumidor también avanzaba, convirtiéndose no sólo en consumidor sino también en productor.

McLuhan y Nevitt afirmaban que en el prosumidor se aúnan tres figuras: el producer (productor), el profesional y el consumer (consumidor). 

El concepto de prosumidor desafía los dogmas defendidos en la filosofía empresarial y marketiniana hasta ahora conocidos. En la nueva economía digital, los prosumidores ya no son sólo actores del consumo, sino que se han convertido en los actores protagonistas capaces de conquistar el mercado en base a sus necesidades y deseos.

Consumidor: Con diferentes objetivos, muy influyente.

Productor: Aparecen nuevos hábitos de consumo. El consumidor forma parte del proceso de producción eligiendo el sabor o color de los productos de los productos de diferentes marcas. Además, en la actualidad existe un nuevo fenómeno que poco a poco va extendiéndose que es la cultura DIY “Do it yourself” o el hacérselo uno mismo. Ésta es una cultura muy extendida en los sectores de decoración, abalorios y moda.

Profesional: No se trata del consumidor de siempre, sino que es experimentado y muy exigente y con mayor poder de decisión e influencia. Las marcas deben de estar al servicio de éste, ofreciéndole productos personalizados en los cuales se identifique.

¿Consumidor VS Prosumidor? 

La principal diferencia, como se muestra en  el cuadro es la actitud de ambas figuras:

Proactivo: Según Víctor Gil (Crossumer and Coolhunting) el prosumidor es el consumidor que va un paso por delante del resto, porque “desconfía de la comunicación de las marcas porque sus expectativas se han visto defraudadas. Así mismo es difícil de persuadir porque conoce los conceptos y estrategias básicas del marketing y muestra un rol activo en el uso de la tecnologías para validar los mensajes.” De esta forma, el consumidor tradicional deja de ser un agente pasivo y reactivo para convertirse en activo y proactivo.

Capacidad de liderazgo: Además, su capacidad de liderazgo y persuasión son más activas. Así como su nivel de identificación; se identifican mucho con el mensaje de la marca sentido como propio. Tienen un mayor poder de decisión y por lo tanto de influencia con respecto a los demás consumidores.

Informado y escéptico: Este nuevo consumidor está muy informado, por tener acceso a   diversas herramientas digitales, sobre todo, que le ofrecen información pormenorizada sobre los productos y servicios de su interés. Esta sobre información se alimenta de diversos canales: blogs, foros…

Activo en redes: Debido a la revolución tecnológica, los nuevos consumidores tienen una habilidad tecnológica que no poseían los consumidores.  Por ello, el nuevo consumidor es muy activo en las redes sociales, con diversas personalidades digitales/virtuales dependiendo de su perfil social. Lo más importante y que caracteriza al prosumidor es que comparte información y experiencia al tiempo que confía en la retroalimentación y las recomendaciones de otros usuarios, una vez valorada dicha información.

En definitiva, el prosumidor, según palabras de Mariam Salzman, cree tenerlo todo a su alcance y decide si pagar por un servicio o no. Rechaza la unidireccionalidad y apuesta por agregadores como The Frugal Shopper en la cual puede hacer compras, buscar en toda la red un producto que necesita y saber dónde lo venden.

Con estas nuevas características del nuevo consumidor, la estrategia de marketing se ha tenido que adaptar a las exigencias de éste:

Marketing on line: La publicidad ha traspasado la barrera los anuncios en los medios tradicionales: radio, televisión…pasando a usar las propias redes sociales y las herramientas que la red proporciona para adaptarse cada vez más a los deseos y necesidades de los prosumidores. El objetivo principal de este nuevo giro en el marketing es crear comunidad y por consecuencia: engagement. Es decir, no interesa sólo tener muchos seguidores, sino aquellos que lo son, que sean fieles y “fans” de nuestra marca. Es hacer que los propios consumidores sean los mejores embajadores del producto. Lo que le hace abrir nuevos canales de comunicación:

- Nuevas formas de crear reputación y crear marca: el video-marketing es una de las principales herramientas que tiene como base la plataforma de YouTube.

-Presencia activa: tanto en redes sociales como en foros, directorios… utilizando las redes sociales como nueva forma de atención a sus consumidores.

- Abrir canales de comunicación propios diferentes a los existentes hasta  ahora: página web, blog, revistas (Flipboard), siempre adaptando éstos a nuevos dispositivos móviles.

Las nuevas tecnologías, Internet principalmente, han hecho que nazca un nuevo consumidor más informado, más exigente y mucho más activo. Por ello, el marketing tradicional ha tenido que adaptarse a nuevas plataformas; al mundo 2.0.

Youtube

AEDEMO © Copyright 2018