Redes

Artículos, novedades y mucho más

Redes

Cómo combinar encuestas online con encuestas telefónicas


Los cambios estructurales acaecidos en el seno de la sociedad durante los últimos 10 años han provocado que cada vez sea más complicado recoger una muestra representativa de la población. La consolidación de la telefonía móvil ha llevado consigo una disminución de la penetración del teléfono fijo (ha descendido unos 10 puntos porcentuales), sobre todo entre los jóvenes. A esto se debe sumar una creciente entrada de la mujer en el mercado de trabajo. Cada vez resulta más difícil localizar los segmentos poblacionales a través de los métodos tradicionales. El CATI, la encuesta telefónica, está en retroceso.

¿Cómo solventar este problema vinculado con el trabajo de campo? Àngels Pont, directora del instituto GESOP, nos dio su respuesta en un webinar que AEDEMO ofreció a sus socios el pasado 15 de julio. Combinar la encuesta CATI con la encuesta CAWI (realizada a través de internet) para los segmentos de edad más jóvenes podría ser una solución a estudiar.

Así, a modo experimental, GESOP lanzó la encuesta del Barómetro sobre actitudes y comportamientos políticos utilizando dos metodologías distintas. Por un lado, se realizó el trabajo de campo como se venía haciendo hasta ahora, mediante la encuesta telefónica (muestra A). Por otro lado, se escogió otra muestra, recogida vía online y en la que se preguntaba exactamente lo mismo que en el estudio tradicional, que representaba los segmentos de edad más jóvenes (muestra B). Estos datos se combinaron con los del resto de segmentos de edad, conseguidos vía telefónica, para conseguir representar la distribución de la sociedad.

Obviamente, los trabajos de campo para ambas muestras se realizaron durante las mismas fechas. Recordar que, en estudios de carácter político, el contexto informativo tiene una importancia capital en el momento de determinar cuáles son las actitudes de los ciudadanos.

El hecho de aplicar dos técnicas de recogida de datos distinta, ¿tiene efectos sobre los datos obtenidos? Según el experimento de GESOP, entre ambas muestras sólo se observó diferencias significativas en el 20% de las preguntas. Un porcentaje realmente bajo. Y estas diferencias se explican mediante dos hechos: las opciones intermedias o la no respuesta (el “NS/NC”) no se sugerían en la encuesta telefónica, pero sí eran visibles en el cuestionario online. Obviamente, pues, estas 2 opciones recibieron porcentajes más altos en el caso del cuestionario CAWI.

Las diferencias, pues, eran más de grado que de estructura del propio cuestionario. Y, además, son fácilmente superables: bastaría con sugerir directamente las categorías intermedias y los NS/NC en el cuestionario telefónico. Esto debería, en principio, igual los datos obtenidos mediante ambas muestras.

Para el resto de preguntas, en las que no había categorías intermedias, se obtuvieron unos resultados prácticamente idénticos. Ver, sino, el siguiente gráfico: la distribución de las puntuaciones obtenidas por diferentes dirigentes políticos catalanes es, para ambas muestras, la misma. Una prueba irrefutable que la combinación de la metodología CATI y CAWI sí tienen cabida en el ámbito de la investigación social.

La sociedad está en constante cambio. Y nosotros, como investigadores, debemos estudiar este cambio para poder ofrecer las soluciones (tanto vinculadas con el trabajo de campo como con los cuerpos teóricos) más adecuadas para obtener información que represente fielmente lo que ocurre en el universo de estudio. Experimentos como los que ha llevado a cabo GESOP deben darnos la llave para seguir explorando y mejorando nuestras técnicas de investigación.

Youtube

AEDEMO © Copyright 2018